Ansiedad, un radar contra las amenazas