Gaslighting: Un maltrato sutil

Gaslighting: Un maltrato sutil

“Yo no he dicho eso», «Te montas películas», «eres muy sensible», «Eso no ha pasado», «Estás loc@», «No sé de qué estás hablando», «lo he hecho/ dicho por tu bien». El gaslighting (o hacer luz de gas) es un tipo de violencia psicológica en la que, mediante comentarios o conductas se cuestiona a la víctima la realidad, haciéndole dudar de lo sucedido y creando en ella una sensación de pérdida de razón. Incluso se puede llevar a cabo por ejemplo mediante negaciones de la realidad e invalidaciones de lo que la persona siente e interpreta Incluso, se puede presentar información falsa para hacerle dudar de su memoria y de su percepción. Esta manipulación suele producirse con más frecuencia en relaciones de pareja, en contextos de desigualdad de género , pero estas conductas también se llevan a cabo por parte d e padres o hijos o incluso compañeros de trabajo.

La invalidación de las emociones es algo que a menudo se realiza inconscientemente, en ocasiones por haber crecido durante nuestra infancia en un entorno invalidante. Es de nuestras figuras de apego de quienes aprendemos la forma de relacionarnos con los demás y con nosotros mismos. Cuando las pautas relacionales han sido de invalidación es posible que repitamos los mismos patrones en la edad adulta, especialmente en las relaciones de pareja. La luz de gas puede ser una técnica empleada de forma consciente o no, pero en cualquier caso supone un a característica de una relación tóxica y en la que se está produciendo un abuso de una parte hacia la otra , la cual sufre unas consecuencias perjudiciales como veremos a continuación.

¿Qué impacto psicológico y consecuencias negativas puede desencadenar ésta sutil manipulación emocional?

– Genera en la persona un elevado malestar ; como sentimientos de ansiedad y culpabilidad o incluso depresión.
– Anulación de la persona : sus opinión y creencias pierden
– Confusión sobre la información y sobre la realidad vivida.
– Problemas interpersonales debido a la opinión de la persona que realiza el gaslig hting y de manipulación de la víctima , quien termina
– Pérdida de autoestima, de seguridad y de confianza en uno mismo tanto a corto como a largo plazo

Algunas pautas genéricas para prevenir el gaslighting y sus consecuencias pueden ser las siguientes:

– Ten en cuenta tu derecho de tener una opinión diferente a la de los demás sin que por ello sea menos válida, no intentes perseguir la aprobación del resto.

– Eres el único que puede juzgar tus sentimientos, por lo que no permitas que te digan cómo te puedes sentir.

– Confía en tu memoria: solo tú puedes conocer tu realidad y de qué forma has vivido las diferentes situaciones.

– Rodéate de gente que te haga sentir bien, sepan disculparse o te respeten: probablemente te ayudará a tener sentimientos positivos. Las relaciones no sanas perpetúan bucles de desconcierto y sufrimiento.

– No permitas que los demás incumplan tus límites (que te falten el respeto, te griten o te infravaloren).

– Recuerda tu derecho a no seguir con los consejos de los demás: No dejes que otra persona decida por ti en cuestiones que solo te atañen a ti, puedes pedir consejo, pero conviene que prevalezca tu criterio.

– Trabaja tu autoestima para no perder la confianza en tu criterio. – Evita la dependencia emocional: no delegues tu felicidad únicamente en otra persona, pues entonces será ella la que probablemente tenga un mayor control sobre ti.

Darse cuenta de estar sufriendo este tipo de abuso es necesario para ponerle fin, pero estas conductas no siempre son sencillas de identificar por parte de la víctima, sobretodo por el desconocimiento de su existencia y por la mayor importancia que suele darse en la sociedad a la violencia física. No obstante, vamos a reflejar algunas señales que podrían indicar que estás sufriendo gaslighting:

• Te cuestionas tus ideas o conductas a menudo.
• Te preguntas si eres demasiado sensible varias veces al día.
• Te disculpas con mucha frecuencia con tu pareja, con tus padres, con tu jefe o compañeros.
• Te preguntas por qué no eres feliz, si aparentemente están pasando tantas cosas buenas en tu vida.
• Justificas constante mente a tus familiares o amigos el comportamiento de tu pareja.
• Te sorprendes a ti misma/o ocultando información para no tener que explicar o dar excusas a parejas o amigos.
• Empiezas a mentir para evitar que te nieguen o modifiquen tu realidad.
• Te cuesta tomar decisiones, incluso aquellas simples.
• Sientes que no puedes hacer nada bien y que no tienes confianza en ti.y que no tienes confianza en ti.
• Te preguntas si esta s siendo lo suficientemente buena hija/ amiga/amiga/ empleada/empleada/ novio/a constantemente. novio/a constantemente.

Desgraciadamente, en pocas ocasiones las personas que sufren este maltrato son conscientes de esta situación, siendo las personas de su entorno las que intentan dar la voz de alarma. Una opción conveniente si sospechas estar sufriendo este tipo de violencia puede ser acudir a un profesional, como un psicoterapeuta, para poder abordar el problema con las técnicas adecuadas. En Tu psicólogo en Alcalá de Henares contamos con un equipo de psicólogos que estarán dispuestos a ayudarte si lo necesitas.

 

Marta López Calero
Experta en Terapia Infanto-juvenil