¿Son malos los celos?

¿Son malos los celos?

Para poder dar respuesta a la pregunta que pone título a este artículo es muy importante entender de que estamos hablando cuando nos referimos a los celos y comprenderlos.

¿Qué son los celos?

Los celos son una compleja combinación de sentimientos, sensaciones, experiencias y reacciones puestas en marcha por el miedo a perder o a que haya un cambio en una relación o en algo que consideramos importante, generando una respuesta de alarma acompañada de una sensación de amenaza, sentimientos de posesión y pertinencia hacia la persona que sentimos que se puede perder.  Resultan de la interacción de una serie de circunstancias externas que amenazan a la estabilidad de la relación, pero cuya importancia, así como la forma de reaccionar ante esta eventualidad, es fruto de características personales (formas de entender la realidad y enfrentarse a la misma) que han sido adquiridas por aprendizaje, en un contexto sociocultural determinado.

Los celos están presentes en nuestra vida desde que nacemos y se dan en una gran variedad de situaciones (pareja, amigos, colegio, trabajo…), pero sobre todo en las relaciones románticas o sexuales.

Al igual que el resto de emociones, cumplen una serie de funciones. Diferentes autores destacan las siguientes:

  • Permiten que las personas mantengan, protejan o restauren los lazos sociales frente a amenazas que atentan contra el individuo o la relación.
  • Mantienen la exclusividad en las relaciones emocionales.
  • Sirven para aumentar el éxito ante ciertos desafíos a los que uno se tiene que enfrentar y puede motivar a proteger una relación que se considera valiosa.

 

Son una emoción frecuente en la población y no tienen por qué reflejar la existencia de un problema psicopatológico, por lo que no resulta adecuado que generen un sentimiento de vergüenza. Ahora bien, es necesario conocer aquello que se encuentra fuera de los límites adaptativos y “normales”, y es por ello que hablaremos ahora de los diferentes tipos de celos.

¿Hay diferentes tipos de celos?

Según las características y la forma de gestionar los celos se puede hablar de celos adaptativos, desadaptativos y patológicos.

  • Celos adaptativos: Se consideran “normales” y son los que una persona siente ante la amenaza real de una relación que considera valiosa. Se trata de una situación transitoria que no afecta de forma significativa a la vida de la persona que lo siente ni a las personas de su alrededor. Se caracterizan por ser una respuesta anticipatoria que previene e intenta prevenir la infidelidad y la consecuente pérdida posible de la pareja, ayudan a mantener, proteger o restaurar lazos sociales frente a amenazas que atentan contra el individuo o la relación. También pueden ayudar a mantener la exclusividad de las relaciones monógamas, evitan actitudes de total indiferencia entre las personas, protegen la relación y sus rasgos positivos. Por otra parte, si se comunica la emoción de una forma adecuada puede dar información a la otra persona de que algo no va bien en la relación y puede dar lugar a un cambio en la situación que propicie una mejora de la relación.
  • Celos desadaptativos: Son desencadenados por una situación real que puede ser objetiva o no, su intensidad suele ser moderada y/o extrema, es constante, se expresan de una forma destructiva y no asertiva y se asocian a estados psicopatológicos como los delirios, la ansiedad, con depresión y con trastornos de la personalidad, pudiendo asociarse a conductas violentas y/o agresión.
  • Celos patológicos: Los celos se vuelven patológicos cuando hay una ausencia de una causa real que desencadene el malestar, presentan una intensidad desproporcionada. Existe una preocupación excesiva e irracional sobre la infidelidad de la pareja, que provocan una intensa alteración emocional y que llevan a la persona a desarrollar una serie de conductas comprobatorias con el objetivo de controlar a la otra persona.

Todo esto nos ayuda a entender que se trata de una emoción normal, pero que en su forma extrema puede llegar a suponer un problema.

¿Qué me puede estar indicando que hay un problema en relación a la gestión emocional de los celos? 

Durante los episodios de celos se experimenta un miedo intenso a perder la pareja, un profundo temor a quedarse sol@, aparecen fuertes sentimientos de vergüenza, vacío e incertidumbre.

El alivio del malestar solo se consigue con las conductas dirigidas a verificar la base real de dichos sentimientos, fomentando estas verificaciones el malestar y generando un círculo vicioso de fuerte malestar.  Los diferentes tipos de respuestas que aparecen son las siguientes:

  • Respuestas cognitivas: Pensamientos distorsionados e intrusivos sobre la posibilidad de infidelidad por parte de la pareja y tendencia a procesar estímulos ambiguos como muestras reales de infidelidad. Esto puede ser que el mirar a otra persona, sonreír o hablar con compañeros del trabajo se interprete como una prueba de que mi pareja me está engañando. Aparecen dudas constantes sobre la otra persona y la relación, se realiza un análisis obsesivo del comportamiento y las intenciones de la pareja y de las otras personas. Se producen cadenas de pensamientos las cuales provocan inseguridad, ansiedad, irritabilidad y suspicacia.
  • Respuestas conductuales: Conductas de control y supervisión del comportamiento de la pareja como puede ser revisar el móvil o preguntar en exceso sobre quienes son las personas con las que queda, pedir que escriban cuando se está en casa… Es decir, conductas que les permitan tener acceso continuo a la otra persona y mantener el contacto continuo.
  • Respuestas emocionales y psicofisiológicas: Las personas con celos presentan sentimientos negativos hacia el entorno de la pareja y sienten desconfianza y suspicacia sobre aspectos de su pareja y comportamiento, pudiendo generar trastornos de ansiedad, depresión y explosiones de ira. Aparecen miedos, inseguridades e ideas constantes que aumentan la amenaza y desencadenan respuesta de ansiedad, rabia, impotencia, hiperactividad constante, etc. pudiendo aparecer alteraciones en el apetito, la sexualidad, el descanso o la concentración de la persona.

 

Si consideras que tienes problemas para la gestión de los celos, en Tu Psicólogo en Alcalá de Henares contamos con profesionales que podrán ayudarte.

 

Remedios González Barbado
Experta en análisis y terapia de la conducta  y Máster en Psicología Clínica Infanto-Juvenil